Más del 60% de los empleados no confían en la gerencia

A día de hoy son muchas las empresas cuyo clima de desconfianza e incertidumbre asola a toda o a casi toda la plantilla. La culpable, muchos pensarán, la crisis. Y con esto, cerrarán cualquier intento de seguir buscando los verdaderos motivos de tal desasosiego en su lugar de trabajo.

En estas líneas, se destapan algunos de los motivos. La consultora Alcor Consultores lleva años dando asesoramiento a empresas cuya relación entre directivos y empleados resulta inexistente o simplemente unidireccional, sólo informativa y con una visión paternalista, sociológicamente hablando. De hecho, un estudio sobre clima socio-laboral realizado por esta misma consultora a 17 empresas españolas bien valoradas por ser “buenas empleadoras”, algunas incluidas en el IBEX 35, demostró que sólo el 39% de los empleados de las grandes organizaciones manifiesta tener “confianza” en las decisiones que toma la dirección de su compañía.

Aunque los datos son malos, lo peor es pararse a pensar que el universo de la muestra del estudio son empresas cuya filosofía no es precisamente la de ser “tecnócrata autoritario” comenta Pablo Gonzalo Molina en Comunicación Interna: hacia un nuevo diálogo con los profesionales. Es más, éstas promocionan su lema de “atraer y retener el talento”. Ahora bien, en cualquier otra empresa, la cosa no mejora cuando después de reestructuraciones y cambios, el trabajador no recibe ningún input integrador.

Aquí es donde tiene que entrar la comunicación interna, una “herramienta al servicio de la gerencia para reforzar su capacidad de influencia por medio de la comprensión y compromiso de los miembros de la organización con las estrategias empresariales”. En un clima de opinión pesimista y faltos de confianza, la empresa no sólo tiene que informar si no, explicar (hacer comprender) para integrar. Muchos de los empleados aún hoy reciben informaciones o a simple vista “supuestas respuestas” que vienen de dirección pero que nada tienen que ver con las verdaderas preguntas de los empleados.

No sólo hay que juntar palabras y crear un mensaje, hay que asociarlo a unos hechos. P. Gonzalo Molina se atreve a relatar y a quitar muchos tabús y miedos a la hora de transmitir estas ideas:

  • Las persona que deteriora su vida personal aporta menos y peor en su vida profesional. Es curioso que muchas empresas, relata Gonzalo, llevan la compatibilidad trabajo-casa como bandera y te lo explican en una convención de fin de semana.
  • El excesivo trabajo combinado con el reducido tiempo para el desempeño provoca frustración y baja la autorrealización del trabajador. Esto crea síntomas de desmotivación.

Sea como fuere, la comunicación interna intentará hacer comprender a la dirección cuáles son las preguntas que precisan respuesta por los empleados y después, con la explicación del aspecto coyuntural de manera no oscurantista, alinearemos los objetivos de trabajadores y gerencia. Todo ello, con ayuda del departamento de Recursos Humanos se podrá crear una buena estrategia. Ahora bien, hasta Pablo Gonzalo desde Alcor Consultores afirma que: «La comunicación interna no debe ser externalizada» (10/09/2013) así que estas iniciativas, mejor desde dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s